¿Cómo, cuándo y dónde adiestrar un perro?

No solamente es importante saber dónde adiestrar a un perro, también es muy importante conocer cómo y cuándo es el momento mas adecuado para hacerlo.

Vamos a repasar los 3 factores más importantes que debemos tener en cuenta a la hora del adiestramiento.

¿Dónde adiestrar un perro?

Imagina que estás intentando estudiar para un examen, pero resulta que estás en una discoteca con la música a toda pastilla, la gente intentando hablar contigo a gritos y estás más atenta a lo que ocurre al rededor tuya que a lo que pretendes aprender. Puedes poner toda tu atención a estudiar si te esfuerzas, pero el trabajo que te cuesta y la energía que debes emplear para concentrarte lo podrías usar en la tarea en cuestión.

Pues bien, esa discoteca cargada de estímulos distractores, para un perro puede ser el salón de la casa, con la tele encendida, los niños jugando, y la conversación de otros adultos ajenos al adiestramiento.

Un lugar tranquilo es ideal para el adiestramiento

Por eso vamos a sacar al perro de la “discoteca” para ponérselo lo más fácil posible. En definitiva se debe elegir un lugar tranquilo, ajenos a interrupciones y a ser posible con pocos objetos que puedan llamar la atención del can. La terraza, un dormitorio, el jardín, un parque poco transitado, el campo… Pueden ser buenos sitios si reúnen estos requisitos.

¿Cuándo debemos adiestrar al perro?

Ahora imagina que quieres que tu hija de diecisiete años te haga caso. ¿Se te ocurre prometerle un juego de “Pepa Pig” si pone la mesa y la quita durante una semana completa? Seguro que no.  Ya ha jugado a este tipo de juegos hasta la saciedad y no siente el menor interés por eso que tu le ofreces.

En los comienzos del adiestramiento canino es útil el uso de los famosos “premios” de comida como reforzadores. Pero si intentamos ofrecer un premio de comida al poco tiempo de que el perro haya comido, es muy probable que o lo rechace o que lo coja sin muchas ganas. Con esto conseguimos que el reforzador pierda su valor y no ejerza sobre el perro todo el efecto que puede llegar a tener.

No quiere decir esto que se le deba dejar pasar hambre. Pero si es recomendable planear las sesiones de entrenamiento antes de las comidas o pasada al menos hora y media después de la misma. Así ese premio será infinitamente deseado y hará lo que le pidamos para conseguirlo.

¿Cómo se adiestra a un can?

Paciencia, constancia y atención. Con estos tres pilares construiremos las bases para poder educar al perro sin confundirlo o desanimarnos. Es un cachorro, o un perro que no ha sido educado previamente. Tiene multitud de instintos o costumbres que lo llevan a actuar de manera distinta a la que esperamos.

Cómo se debe adiestrar a un perro

Su retentiva (memoria, atención y percepción) es distinta a la de un ser humano, ya que necesita más ensayos para consolidar un aprendizaje. De aquí la paciencia y la constancia. Y la atención del dueño es esencial para no castigar o premiar indebidamente. Por ejemplo, si se nos pasa dar una recompensa tras la correcta ejecución de la orden de sentarse, pasado un minuto ya no tiene sentido que se la demos. Y probablemente estemos recompensando algo que ni siquiera sabemos.

Esta imagen solo tiene sentido si pretendemos enseñar al perro a atendernos, pero si la finalidad es darle la recompensa desde ahí ya no lo tiene.

La forma de dar la recompensa es importante. Ya que si se la damos cuando este está mirándonos fijamente con las orejas de punta y el hocico hacia arriba, estamos haciendo mal varias cosas. Estamos premiando un estado de nerviosismo, lo estamos haciendo ir hacia la recompensa que está en nuestra mano y con el hocico hacia arriba podemos conseguir que se ahogue. La forma correcta de dar una recompensa de comida es encerrarla en el puño, colocar este a la altura del hocico del perro y girar la mano dejándolo al descubierto para que este lo reciba.

Deja un comentario

Faunanimal solicita su permiso para poder obtener datos estadísticos de su navegación en faunanimal.com
Mas información