Peligros de la procesionaria del pino en los perros

El frío comienza a desaparecer, los días se alargan y se va acercando el buen tiempo y la primavera pero con ella también aparecen las orugas de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa). Estos días debemos estar muy alerta para que nuestras mascotas no se acerquen a ellas, son muy peligrosas porque producen urticarias y alergias que en algunos casos pueden llegar a ser mortales sobre todo para los perros.

Con el cambio climático y su correspondientes subidas de temperatura, cada temporada aparece antes y su número va aumentado apareciendo en muchos más sitios.

Estos días, nuestros bosques y parques donde hay pinos están plagados de nidos de la procesionaria. Seguro que habéis visto más de uno... esas bolsas blancas colgando de las ramas de los pinos, abetos y cedros.

El nido de la procesionaria

Los peligros de la procesionaria en nuestro perro

A simple vista estas orugas pueden parecer inofensivas cuando las vemos caminando en fila india una detrás de otra pero lo cierto, es que cada una de estas orugas tiene en su cuerpo más de 500.000 pelos (tricomas) urticantes peligrosísimos para nuestras mascotas.

La peligrosidad de estos tricomas es debida a que están recubiertos por una toxina altamente nociva para nuestros perros, gatos y demás mascotas así como para las personas, especialmente en los niños produciendo reacciones cutáneas con fuerte escozor, problemas oculares y también respiratorios. En el caso de los perros, esta toxina puede producir gangrena por la cual el perro puede sufrir amputaciones o incluso llegar a morir.

El peligro de estos pelos aumenta ya que son tan finos y pequeños que se desplazan muy fácilmente con el viento pudiendo entrar por la nariz o boca de nuestras mascotas al respirar o jadear.

Debemos vigilar a nuestra mascota

Los perros y los gatos son animales muy curiosos, si ven una hilera de orugas, lo más seguro es que despierte su curiosidad. Se acercarán rápidamente a olisquearla, morderla o chuparla, si ocurre esto la oruga dejará caer sus pelos impregnados de toxinas entrando en contacto con nuestra mascota intoxicándose al instante.

Hilera característica de las procesionarias

Por eso, estos días debemos estar muy pendientes y constantemente vigilando a nuestra mascota para evitar estas situaciones. Sobre todo tener especial cuidado si sacamos a pasear a nuestra mascota por parques o bosques donde hay pinos.

Ciclo de vida de la oruga

En wikipedia nos explican con bastante detalle el ciclo biológico de la oruga procesionaria o Thaumetopoea pityocampa (nombre científico). Esta tabla muestra el estado y el lugar en el que se encuentran las orugas en cada mes del año.

Ciclo biológico de la procesionaria

*Recordad que debido al cambio climático el estado de cada mes puede variar.

Durante estos meses, las orugas están bajando al suelo tras alimentarse durante 30 días en las ramas de los pinos, es el momento más delicado para los humanos y mascotas.

Síntomas de la procesionaria en los perros

Si nuestro can es intoxicado por una procesionaria nos daremos cuenta de inmediato. Le picará mucho la zona afectada por lo general las zonas son la lengua o boca, nariz y garganta. El perro intentará rascarse la zona y lo notaremos muy nervioso e inquieto.

La zona afectada se inflamará y se volverá de un color rojizo. También puede tener vómitos.

¿Qué debemos hacer?

Limpiarle la zona afectada con agua limpia (a ser posible templada) lo más rápido posible y acudir rápidamente a un veterinario para que le aplique corticoides.

Deja un comentario

Faunanimal solicita su permiso para poder obtener datos estadísticos de su navegación en faunanimal.com
Mas información